El trasplante de células fetales alivia los síntomas motores del párkinson

Estándar

El Párkinson es un transtorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva, producido a consecuencia de la destrucción, por causa que todavía se desconocen, de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra. Frecuentemente es clasificada como un transtorno del movimiento ya que también desencadena alteraciones en la función cognitiva, en la expresión de las emociones y en la función autónoma.

Fue descrita Y documentada en 1817 (Essay on the Shaking Palsy) por el Dr. James Parkinson. Pero no fue hasta 1960 cuando se identificaron los cambios bioquímicos associados y en la década de los ochenta, la causa subyacente de la emfermedad de Parkinson: la pérdidad de células dopaminérgicas, principalmente a nivel de la sustancia negra. En base a esto se han desarrollado distintos tratamientos basados en la administración exógena de L-DOPA como reemplazo a la dopamina faltante, e incluso se han realizado pruebas con el fin de implementar el uso de injertos de células dopaminérgicas y restituir la función de las células perdidas.

Recientemente se a publicado en la revista Cell Reports los primeros datos de un estudio dirigido por Ole Isacson, del hospital McLean (un centro asociado a Harvard). Este estudio, que comenzó hace 14 años, consiste en transplantar células fetales en el cerebro de 25 voluntarios con párkinson. Según los primeros datos se ha conseguido mejorar los síntomas motores (temblores, rigidez), tanto que requerian menos medicación.

La mayoría de las neuronas transplantadas se mantienen saludables a largo plazo:

“En anteriores estudios se había visto que las células implantadas se contagiaban del párkinson. Esto se veía porque se reproducían en su interior los acúmulos de una proteína característica, las alfasinucleína, que forman los cuerpos de Lewy. Por lo que dicen los autores, esto aquí no se ha producido”. dice Miquel Vila, jefe de Enfermedades Neurológicas del Instituto de Investigación de Vall d’Hebrón y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativa (Ciberned). Artículo de ElPaís.

Vila también señala:

“En el párkinson también existe la afectación de otras vías neuronales no dopaminérgicas y que causan alteraciones importantes no motoras en estos pacientes (depresión, demencia, trastornos del sueño)”, que no se pueden tratar así.

Fuentes:

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s