Nueva discrepancia en las células STAP

Estándar

Nueva discrepancia en las células STAP

Esta semana ha vuelto a salir una  noticias de una nueva discrepancia en el método descrito por Haruko Obokata et al. en dos artículos de Nature (1,2). Para los que no conozcan el tema os haré un muy breve resumen: Haruko Obokata et al  publicó a finales de enero dos artículos que decribían una forma sencilla de crear células madre  por inmersión en ácido de células maduras o por presión física a estas. Pero en seguida surgieron denuncias en blogs por el uso de imágenes duplicadas y pasajes plagiados que desencadenaron una investigación por parte del Centro RIKEN del Developmental Biology (CDB) en Kobe, Japón, donde la Dra Obokata trabaja. Pero solo se está investigando eso, sino también trabajos anteriores y la Tesis Doctoral de Obokata. Toda una revolución en Japón. A eso también se le deben sumar, los intentos infructuosos de otros investigadores por reproducir el método y la petición de una retracción por parte de uno de los coautores, el Dr Teruhiko Wakayama. En los post: “Revolución en la medicina regenerativa”; “Controversia: Las células STAP bajo sospecha” y“Continua la polémica en las células STAP: ¿habrá polémica?”se explica todo esto más detalladamente.

La nueva discrepancia surge de uno análisis genético preliminar realizado por Wakayama en su propio laboratorio a raiz de todas las preguntas surgidas tras la publicación del método. Wakayama realizó este análisis a unas líneas celulares de células madre que Obokata produjo mediante el método descrito en los artículos y que eran pruebas previas a la publicación.

Estas lineas de células STAP provenian de la cepa de ratón conocida como 129 y que el propio Wakayama pasó a Obokata para que provase el método en otras cepas diferentes a la utilizadas en los experimentos publicados, la cepa híbrida 129B6F1. El éxito con la línea 129 fue mencionado de pasada en la sección de métodos en el artículo principal, pero los datos de la células STAP derivados de la línea 129 no fueron descritos.

Según los análisis realizados, las líneas celulares STAP analizadas son genéticamente diferentes a la cepa de ratón 129 y que son de dos cepas: B6 y 129B6F1.

Estos resultados no pone en tela de jucio los artículos de Nature, añade Wakayama.

La contaminación de las líneas de células madre puede pasar. “Pero la posibilidad de tener dos líneas de células STAP contaminados por diferentes líneas troncales embrionarias es muy, muy pequeño”, dice Hiromitsu Nakauchi, investigador de células madre de la Universidad de Tokio, que no ha visto el análisis de Wakayama. Si  se verificasen los análisis, “Algo está gravemente equivocado” añade Nakauchi

Fuentes:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s