Proteínas de la Leche Protegen las telas del Fuego

Estándar

Los retardantes de llama son compuestos que inhiben o retrasas el crecimiento de un fuego. El término “retardante de llama” no se refiere a una clase específica de sustancia química sino que describe una función, retardar la llama. Se incorporan en diferentes materiales (plásticos, téxtiles, acabados de superficie y recubrimientos) para reducir el riesgo de incendio ya sea proporcionando resistencia a la ignición o reduciendo la velocidad de combustión y así retrasar la propagación de las llamas. Se pueden incorporar como aditivo, están unidos físicamente o como reactivo, están unidos químicamente, es decir, forman parte del material.

Existen diferentes tipos pero unos de los más utilizados, ya que ofrecen un rendimiento muy bueno, son los que contienen fósforo. Cuando estos tipos de retardante se calientan, se transforman en ácido fosfórico como consecuencia de la degradación térmica y el agua que se libera del material. El ácido fósforico se polimeriza formando una capa de ácido polifosfórico que al carbonizarse se convierte en una capa vítrea inhibiendo así el proceso de “pirólisis” (descomposición y liberación de gases inflamables), que es necesaria para alimentar las llamas. Bloquea la transferencia de calor a las áreas no quemadas del material, retardando el fuego.

figure2

Los organofosforados como los ésteres de organofosforados han sido objeto de escrutinio por sus efectos potencialmente nocivos sobre el medio ambiente y la salud humana por los que se buscan compuestos no tóxicos alternativos. Un grupo de científicos italianos ha demostrado recientemente que la caseína, una proteína presente en la leche, y que es un subproducto del queso, podría ser una alternativa. Esta proteína  es una fosfoproteína con un elevado contenido de grupos fosfato (“fósforo”), que están unidos a las cadenas laterales de algunos aminoácidos.

Los investigadores sumergieron un trozo de un tejido de algodón, poliester y poliéster-algodón (65%-35%) en una solución de caseína (en polvo) en agua destilada y a continuación, sometieron las muestras a una batería de pruebas de inflamabilidad. Los resultados fueron alentadores. En los tejidos de algodón (100%) y poliester (100%) tratados con caseína, las llamas se extinguieron por si solas dejando el 86% de algodón y el 77% de poliéster no quemado. El tejido poliéster-algodón tratado, se quemó por completo, pero tardó un 60% más del tiempo para hacerlo que el material no tratado.

Las propiedades retardantes de llama de la caseína se compararon con el polifosfato de amonio (APP), un retardante de llama utilizado para poliolefinas y poliuretanos contraincendios. La caseína forma, efectivamente, una capa carbonizada en las muestras de tela. Pero a diferencia de APP, no produce humos tóxicos durante la combustión.

Pero aún faltan muchos de temas que se han de solucionar antes de usar la caseína como retardante:

  • Prevenir las proteínas del lavado del tejido/material. Por ejemplo resinas y moléculas como la urea podrían unir las moléculas de caseínas a la superficie de la tela.
  • El olor a rancio. Los autores del trabajo están trabajando, también, en cómo eliminar las moléculas asociadas a la caseína responsables de la mala olor.

Fuentes:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s