Un paso hacia delante para el fracking en Europa

Estándar
El fracturación hidráulica o también conocido por el término inglés, fracking es una técnica para extraer gas (gas no convencional) y petróleo atrapado en el subsuelo. El procedimiento consiste en la perforación de un pozo vertical en el cual, una vez alcanzada la profundidad deseada, se inyecta a presión algún material en el terreno, con el objetivo de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas o el petróleo y así favorecer la salida de estos hacia el exterior. Habitualmente el material inyectado es agua con arena y productos químicos, cuya finalidad es favorecer la fisuración o incluso la disolución de la roca.

La técnica ya ha servido para abaratar el gas en Estados Unidos, pero también ha sido polémica por riesgos como la posible contaminación de acuíferos con la mezcla líquida introducida bajo tierra durante el proceso, la gestión de los residuos tóxicos o la necesidad de realizar un gran número de perforaciones para extraer una cantidad significativa de gas.
48 importantes yacimientos de gas de esquisto. 38 países, según la Energy Information Administration (EIA)

48 importantes yacimientos de gas de esquisto. 38 países, según la Energy Information Administration (EIA)

Ahora Europa  abre la mano con el fracking. Recientemente la comisión Europea adoptó en el marco de las políticas energéticas y climáticas una Recomendación (un documento que no obliga a las medidas que contempla) para «garantizar una protección adecuada del medio ambiente y el clima en lo que respecta a la técnica de fracturación hidráulica de alto volumen (también conocida como fracking)», según aseguró la Comisión en un comunicado. Dejando así en manos de los Estados miembros la decisión de apostar o no por esta técnica e invita a evaluar los riesgos ambientales, utilizar las mejores técnicas disponibles para garantizar la integridad del pozo y evitar posibles accidentes o verificar la calidad del agua, el aire y el suelo antes de comenzar la perforación. La intención de la Comisión no es otra que recabar recabar información de cada uno de los proyectos que se lleven a cabo y examinará de nuevo el estado de la cuestión dentro de 18 meses.

Pozo de exploración de ‘shale gas’ de la empresa BNK en Gapowo (Polonia). BNK

En Burgos, País Vasco y Cantabria -aunque esta última región aprobó por unanimidad una ley que veta el fracking en su territorio- hay seis permisos concedidos para investigar las reservas de gas no convencional -también llamado shale gas– que están ya en las últimas fases de preparación de la información ambiental. Tras su presentación, quedarían pendientes sólo de los periodos de información pública y de análisis por parte de los técnicos de la administración para poder comenzar a perforar en busca de estratos ricos en gas en el subsuelo, a más de 3.000 metros por debajo de la superficie.
¿QUÉ OPINAIS DE TODO ESTO? ¿SE DEBE DEJAR HACER ESTOS ESTUDIOS?.
Os dejó también el link de Shale Gas España, una plataforma sobre la exploración y desarrollo del shale gas. Esta nació en 2012 con el objetivo de proporcionar información a cualquier ciudadano o asociación interesados en entender y conocer más de cerca qué es el shale gas. También pretende mostrar el potencial que supondría para España el desarrollar, de manera responsable y segura, sus recursos de gas no convencional. Con este link solo pretendo que tengáis más información y así podáis dar mejor vuestra opinión del tema.
Fuentes:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s