¿Hay diamantes en la Antártida?

Estándar

El diamante y el grafito son dos alótropos del C: formas puras del mismo elemento, pero que difieren en estructura.

El Diamante es un alótropo del carbono donde los átomos de carbono están dispuestos en una variante de la estructura cúbica centrada en la cara denominada “red de diamante”. Es la segunda forma más estable de carbono, después del grafito. Es mundialmente conocido y valorado por sus elevada dureza y conductividad tèrmica. Estas y otras propiedades son debidas al fuerte enlace covalente existente entre sus átomos.

La mayoría de los diamantes naturales se forman en condiciones de presión y temperatura extremas, existentes a profundidades de 140 km a 190 km en el manto terrestre. De hecho, en el post del 3 de diciembre, comenté que un grupo de científicos recrearon las condiciones de los limites de las placas tectónicas (altas temperaturas y presiones) y obtubieron diamantes.

diamond rock

Kimberlita con un diamante

Los diamantes son llevados cerca de la superficie de la Tierra a través de erupciones volcánicas profundas por un magma, que se enfría en rocas ígneas. La Kimberlita es una roca ígnea y de gran interés por ser la principal roca madre del diamante. La presencia de kimberlita ha sido una pista de importantes yacimientos de diamantes en varias partes del mundo , incluyendo África , Siberia y Australia. Estas rocas reciben el nombre de la ciudad de Kimberley (sudáfrica) conocida por el descubrimiento de un diamante de 83,5 quilates (16,7 g) en 1871 y que dió lugar a una fiebre de diamante.

En las laderas del monte Meredith, en la Antártida oriental, unos científicos australianos han encontrado esta roca ígnea. Su hallazgo ha sido comunicado através de la revista Nature Communications.

“Es importante recalcar que el artículo no informa del descubrimiento de un depósito viable comercialmente, o incluso de diamantes; lo que comunica el hallazgo de rocas de un tipo que a menudo tienen diamantes” aclara Robert Larter, geofísico del Servicio Antártico Británico (BAS).

“Son resultados muy interesantes, pero no sorprendentes dada la geología presente en Antártida oriental”, señala Teal Riley, geólogo del BAS, en un comunicado de dicha institución pero recuerda que solo en el 10% aproximadamente de estas kimberlitas son viables económicamente, de manera que el hallazgo está lejos de poderse extrapolar a una actividad minera de diamantes allí.

Controversia: El Tratado Antártico y su Protocolo de Madrid sobre protección medioambiental antártica, firmado en 1991, prohibe cualquier actividad relacionada con la extracción de recursos minerales, excepto con fines científicos. Pero en realidad es una moratoria de 50 años y en 2041 se puede replantear. ¿Qué creéis que puede pasar?.

Penguin

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s